Castillo de Sigüenza

El Castillo de Sigüenza que actualmente es Parador Nacional de Turismo, fue en su momento un palacio-fortaleza construído a principios del siglo XII sobre otro de origen musulmán. Fue residencia de Obispos durante siete siglos, que fueron señores de esta ciudad.

Está ubicado en la localidad de Sigüenza, provincia de Guadalajara, en un pequeño montículo desde donde observa a la ciudad del Doncel y en un entorno natural único, entre el Parque Natural del Río Dulce y las Hoces del Río Salado.

castillo-de-siguenza
Castillo de Sigüenza. Fuente: www.turismocastillalamancha.es

Desde tiempos de los romanos, Sigüenza fue sitio de paso, donde éstos seguramente construyeran un puesto de vigilancia donde actualmente está ubicado el castillo. A demás de romanos, fueron árabes y visigodos los que habitaron esta ciudad,  pero siendo obispo Don Bernardo de Agen, la ciudad de Sigüenza fue reconquistada. Éste envió un poderoso ejército para la conquista de la ciudad a los árabes, que la ocupaban previamente.

Fue Alfonso VII quien concedió a los obispos el señorío civil sobre la ciudad y sus gentes, de ahí que se conociera la ciudad como “la de los cien obispos de armas tomar”. Todos los obispos que por allí pasaban contribuyeron a la ampliación, fortificación y levantamiento del castillo, hasta llegar a ser uno de los castillos más importantes de la península, en cuyo interior había capillas, salas de justicia, incluso tribunales y cárceles. Fueron muchos los militares que estuvieron protegiendo el Castillo de los Obispos de Sigüenza, donde habitaban los obispos durante largas temporadas.

El Castillo de los Obispos que se caracteriza por su planta rectangular, lo que muestra su origen árabe, y por sus torres (todas de la misma altura, con almenas de la misma forma) que rompen la monotonía de la construcción, con los años, fue ampliando sus murallas defensivas y reforzádolas. Debido al carácter religioso de este edificio, siendo el único a nivel nacional que fue residencia de altas jefaturas eclesiásticas, es el único caso de fortificación residencial religiosa.

 

portal.uned.es
Detalle de almenas del Castillo de Sigüenza. Fuente: www.portal.uned.es

Ha sufrido múltiples reformas, por todas las guerras que ha presenciado, y tras la guerra civil fue restaurado casi en su totalidad utilizando planos y documentos antiguos.

Además de los diversos episcopados que han pasado por el castillo de Sigüenza, también pasó Blanca de Borbón por aquí. En el siglo XIV su marido Pedro I de Castilla la rechazó y estuvo alojada en este castillo como prisionera. Desde entonces, cuenta la leyenda, que una de las torres de mediodía del castillo todavía está dominada por el recuerdo de la joven francesa.

Fue a partir del siglo XIX, con la Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas, cuando el esplendor del castillo fue en declive. El uso del castillo por las tropas francesas, un gran incendio que se produjo en el Castillo y ya en el siglo XX, la Guerra Civil, el castillo quedó destruído y abandonado.

Desde 1976 es Parador Nacional, gracias a una excelente restauración. Un impresionante castillo conocido como Parador de Turismo “Castillo de Sigüenza”. El patio de Armas del castillo está abierto al público y merece mucho la pena acercarse hasta allí.

 

parador-de-siguenza
Patio de Armas del Castillo de Sigüenza. Fuente: www.tripadvisor.com

Hoy en día, son varias las puertas de acceso al castillo que todavía se conservan. Queda el portalón del Hierro, el Portal Mayor, la Puerta del Sol y la Puerta del Toril, que enlaza el casco histórico con la Ruta del Quijote.

Portal_mayor_de_siguenza
Portal Mayor, es una de las puertas de la antigua muralla medieval. Fuente: mis viajes y sensaciones

Sigüenza está a 52Km de Hita y desde las casas rurales “Casas de Valois” te proponemos, como excursión, visitar esta bonita localidad medieval y su Castillo.

 

 




Comparte